Seguidores

INSTITUCIONAL

jueves, 23 de octubre de 2008

Estamos orgullosos!!

¿Qué relatos pedagógicos publica la Comunidad CAIE?
EL NUESTROOOO!!!!
Recién llegado de la ciudad de Mar del Plata, el Fascículo No. 8 de la Colección de Materiales Pedagógicos, tiene entre sus relatos la experiencia "CON LAS MANOS EN LA MASA" tantas veces comentada en este blog.
Y si...no podemos ocultar nuestra alegría y nuestro orgullo por este logro.
"CON LAS MANOS EN LA MASA" ha sido para mis alumnos y personalmente para mí una de esas experiencias que además de aportarnos conocimientos, nos llenan el alma...
Quiero agradecer a Carlos Ceballos, coordinador CAIE Colón, por haberme permitido presentar en el Ateneo Docente realizado en la ciudad de Mar del Plata, allá por el mes de mayo, este relato que terminaría transformado en documento y publicado por el Programa Documentación Pedagógica y Memoria Docente del Laboratorio de Políticas Públicas para el Instituto Nacional del Formación Docente del Ministerio de Educación de la Nación.
Y si...estoy recontentaaaaaaaa!!!
LOS PROTAGONISTAS






EL LIBRO


CON LAS MANOS EN LA MASA
Mi nombre es Cecilia Silvia Aguirre. Soy docente de 3er. Año de la escuela primaria en el Instituto Monseñor Miguel de Andrea de la ciudad de Colon Pcia. de Bs. As. Tengo 38 años de edad, pero muy pocos como docente. Tuve la suerte de ser convocada para hacer un par de suplencias en el Instituto y al poco tiempo se produjo una vacante que me permitió obtener la titularización de un cargo. Siempre me había gustado la tarea docente. Uno generalmente hace docencia en la casa con los hijos continuamente. Los ayuda en sus tareas escolares y trata de guiarlos de la mejor manera posible para que puedan afrontar esta sociedad un poco complicada que los adultos nos encargamos de construir. Pero después de haber tenido la posibilidad de experimentar la tarea, pude comprobar que el esfuerzo no había sido en vano y que sentía que era mi verdadera vocación. Es así que día a día cuando entro al salón, miro a mis alumnos y digo: Dios mío son 30 almitas que dependerán estas 4 horas de mí, ayúdame a entregarles lo mejor, y así comienzo con la tarea diaria. Si bien son muchas las experiencias que se pueden contar porque los chicos son enriquecedores en cuanto a todo lo que tenga que ver con el proceso de enseñanza- aprendizaje, me voy a detener en contarles una que tuvo lugar este año, casualmente hace un par de semanas. Comenzamos trabajando el texto instructivo, su formato, su estructura y la utilidad que éste tiene para poder llegar a un fin determinado. Analizando cada uno de los textos, los chicos pudieron observar con mucha claridad que las consignas a seguir eran acciones o sea verbos y que la mayoría de ellos estaban en modo infinitivo. A cada alumno le di como consigna subrayar con color todos los verbos que encontrara en infinitivo dentro del texto instructivo y si no se encontraba de ese modo, convertirlo. Esa tarea les permitió deducir que serví venia de servir, ajusta de ajustar etc., etc. Específicamente consideré luego focalizar en la receta como texto instructivo para trabajar la integración de áreas, porque dicho texto así lo permite. A partir de un contenido de Lengua pudimos trabajar Matemática, cuando leíamos y trabajábamos las medidas de peso, Naturales, al trabajar una alimentación saludable y la comparación de las distintas recetas, donde los chicos sacaban sus conclusiones de acuerdo a los ingredientes que necesitábamos para realizar la receta. Integramos Sociales con los distintos tipos de trabajos y profesiones ya que coincidía justamente con el día del trabajador, donde puntualizábamos los trabajos relacionados con la gastronomía (cocinero, cafetero, panadero etc., etc.). No podíamos dejar de lado los Ejes Éticos y Tecnológicos, de ninguna manera. Por eso nos dispusimos a la elaboración de unos ricos tallarines como culminación a un trabajo hecho durante toda la semana. Fue fantástico. Íbamos a hacer nuestra propia receta y con nuestras propias manos, algo fascinante para los chicos y para la maestra obviamente. Anoté los ingredientes para traer al próximo día. Dos tazas de harina, un huevo y un palito de amasar que podía ser de escoba cortado, una rejilla para limpiar y un recipiente por si necesitábamos un poquito de agua. Al día siguiente todos llegaron con sus materiales. Mantener el huevo sano durante la primera hora no fue fácil, en algunos momentos se sentía…plaf…y sonaba el huevo que tan prolijamente mamá había preparado en una cajita. Estaban demasiados ansiosos, así que apuré el trámite, copié la receta en el pizarrón como guía para la realización de los tallarines, ya que no era oportuno sacar ningún cuaderno en ese momento. Como primera medida les pedí que higienizaran los bancos con una rejilla con desinfectante y que se lavaran muy bien las manos destacando en cada momento la importancia de la limpieza en la elaboración de las comidas que consumíamos como parte del cuidado de nuestra salud. Una vez terminada la desinfección sacaron los ingredientes y comenzaron haciendo una corona de harina donde en el centro debíamos romper el huevo para comenzar con la masa. Muchos de ellos jamás habían roto un huevo. Yo les decía: despacito lo golpeamos un poquito, pero seguíamos ansiosos y algunos tallarines llevaron algunas cascaritas. Empezaron a amasar. La nenas ya tienen eso de cocineras, a los varones le costó un poquito más pero todos se defendieron de lo mejor. Además traté de que pusieran en práctica el trabajo cooperativo, si alguien terminaba se veía comprometido a colaborar con su compañero para que tuviera el éxito que estábamos buscando, llevarnos todos a casa una bolsita de tallarines. Tocó el timbre y dejaron el bollito de masa descansando y nos fuimos al recreo. Cuando vean las fotos podrán comprobar el entusiasmo y la energía que ponían al trabajar, era hermoso verlos. Se lavaron nuevamente las manos y volvimos al salón. Comenzaron con el estiramiento de la masa. Sacaron el palito de amasar y ¡a estirar! (verbo en infinitivo). La seño todavía no había hablado del Eje Tecnológico y sus ventajas, tenían que cansarse un poco. Cuando las primeras masas estuvieron listas, uno de los alumnos se encargó de repartir las bolsitas y cada uno le escribió su nombre. A continuación la tecnología se hizo presente con una fabripastas de la seño que nos serviría para terminar de “estirar” y “cortar” nuestro ricos fideos. Y así comenzaron por fila a pasar por la máquina la masa. La cara de cuando veían sus tallarines cortados era de pura satisfacción. Embolsaron sus fideos y todos llevaron sus bolsitas porque el que no había llevado ingredientes ayudó a realizar la masa o los demás compañeros le daban ingrediente que llevaron de más para que nadie quedara fuera de la experiencia (solidaridad). Después entre todos y con ayuda de la portera, limpiamos el salón y todo quedó en perfecto orden, siempre teniendo en cuenta y resaltando la colaboración como valor necesario para el éxito en este tipo de experiencias. Fue una experiencia enriquecedora y fantástica. Ellos aprendieron, se divirtieron y elaboraron con sus propias manos lo que para muchos se convirtió en la cena de esa noche. También quería contarles que esta experiencia como otras que hemos realizado durante el año , están disponibles en mi blog. La URL es http://milugarenelmundocolonbsasargentina.blogspot.com/ Esto me sirve para compartir de alguna manera, por medio de fotos y comentarios, con las familias y toda la comunidad que lo quiera visitar. Los esperamos, y ojalá esta experiencia les sirva. Sólo les puedo decir que fue muy gratificante.
Saludos a todos los colegas docentes.

6 comentarios:

Carlos Ceballos dijo...

Hola Cecilia
El agradecido soy yo por haberme permitido publicar tu relato. Seguramente va ser muy aprovechado por muchos docente de todas partes.
Aprovecho este espacio también para agradecer al resto de los docentes narradores de Colón.

Mil gracias
Carlos Ceballos
Coordinador Caie
ISFD y T Nº 124
Colón - Bs. As.

GABY dijo...

felicitaciones!!para vos y los chicos!!

mercurio dijo...

Mis mas sinceras felicitaciones.
Segui asi.
Estas superando a tu maestro.
Exitos-

Gabriel Roizman dijo...

Ceci: ahora sí felicitaciones

Marcela dijo...

Felicitaciones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!es un orgullo que haya docentes como vos.
Un beso enorme

Mirta dijo...

CECILIA : TE RE-FELICITO .Te cuento que tu mail lo reenvié a mis alumnas futuras docentes y amigas .Realmente SOS UNA GRAN PROFESIONAl
Me alegra y me dá píel de gallina.
En educación aún SE PUEDE
Un beso grande

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin